Bruxismo en niños

Cada vez es más habitual que nos lleguen madres y padres alarmados por el rechinar de dientes nocturno de sus hijos. Como profesionales, desde Institut Ortodoncia Barcelona, le hemos pedido al Dr. David Huertas unas recomendaciones.

Lo primero de todo es dejar claro que los adultos no somos los únicos que apretamos los dientes. Los niños también aprietan y rechinan sus dientes de forma inconsciente. En nuestra clínica vemos que el periodo más frecuente es entre los 6 y 10 años, que coincide con la caída de los dientes de leche y la salida de los definitivos.

Como indica el Dr. Huertas, aunque se le llame bruxismo infantil no lo consideramos una patología como si ocurre con los adultos ya que tiene a desaparecer con la llegada de la adolescencia. El bruxismo infantil es en realidad una forma natural de desarrollar la dentición y estimular la formación muscular y ósea de los huesos de la cara; un hábito de desarrollo que disminuye progresivamente al salir las muelas permanentes y dientes incisivos. Por tanto, inicialmente no es necesario ningún tratamiento. Sin embargo, si perdura en el tiempo puede provocar una serie de problemas en el niño, como dolor e inflamación de la mandíbula, dolores de cabeza y oído y desgaste en los dientes.

Como apunta el Dr. Huertas existen dos tipos de bruxismo: céntrico (apretamiento) y excéntrico (frotamiento). Ambos pueden ser diurnos y/o nocturnos, siendo esta franja la más frecuente en los niños que son inconscientes del problema. El bruxismo diurno suele ser más apretador que rechinador, el bruxismo nocturno puede ser de ambas formas.

Las causas psicológicas son todos aquellos trastornos o alteraciones que pueden desencadenar tensión emocional o estrés. Aquí tenemos por ejemplo los casos de hiperactividad o de niños muy activos que durante el día están nerviosos y continuamente haciendo cosas, al llegar la noche la actividad sigue de algún modo apretando y rechinando los dientes. La ansiedad provocada por cambios en la vida del niño (mudanzas, ingreso en la guardería, nacimiento de un hermano, separación de los padres, etc.) también es una causa frecuente de bruxismo.

Entre las causas físicas se incluyen dolores de cabeza, dolor de oídos, aparición de nuevos dientes o caída de los dientes de leche que dan nueva forma a la estructura bucal o maloclusión (mala posición de los dientes que interfiere al cerrar la mandíbula). Aunque hay cierta polémica en esto, se suele pensar que en niños el bruxismo muchas veces puede coincidir con la presencia de parásitos intestinales, ya que la incomodidad que estos provocan se traducen en una intranquilidad y tensión del niño.

En definitiva, el bruxismo infantil se produce cuando el niño aprieta y rechina los dientes, normalmente mientras duerme, y los padres deben estar atentos a su evolución e intensidad, intentando reducir las posibles causas que lo provocan para que el niño duerma más relajado y tranquilo y evitar los problemas derivados de este trastorno.

Una nota final, aunque las abuelas suelen decir aquello que “si el niño aprieta los dientes es porque tiene lombrices” nuestra experiencia nos dice que no hay relación evidente. De hecho, no está demostrado que la presencia de parásitos intestinales sea una de las causas del bruxismo infantil.

Antes de alarmarnos en exceso lo primero es esperar. Si pasados varios meses el niño sigue rechinando los dientes, podeis visitarnos en Institut Ortodoncia Barcelona para buscar las causas y encontrarle una solución. El bruxismo infantil puede ser resultado de causas psicológicas o físicas.

Bruxismo en niños: prevención

¿Cuáles son las recomendaciones que damos desde Institut Ortodoncia Barcelona? Estas son las cuatro recomendaciones que dan nuestros especialista para mitigar los efectos que el bruxismo infantil puede provocar en tu hijo:

  1. Disminuye su actividad física y mental antes de dormir. Puedes usar técnicas de relajación, aromaterapia, un baño relajante antes de irse a dormir, leerle un cuento… Es importante que no se vaya triste o enfadado a la cama.
  2. Evita que realice conductas parafuncionales, como morderse las uñas, labios u objetos (por ejemplo, lápices).
  3. No dejes que se quede dormido con la televisión encendida.
  4. Evítale ejercicios extenuantes.
Author Info

Dr. David Huertas

Licenciado en odontología por la Universidad de Barcelona, Barcelona 1992. Certificado en ortodoncia por la Universidad de Pennsylvania, Filadelfia, 1999. Desde 1999 dirijo el Institut Ortodòncia Barcelona

No Comments

Post a Comment

PIDE CITA GRATIS

TE LLAMAMOS